Cómo usar un cepillo manual.


Los cepillos manuales son menos efectivos que los eléctricos, sin embargo, hemos querido subir un vídeo enseñándoos como usarlo ya que muchos de vosotros lo usáis en ocasiones o aún no os habéis decantado por el cepillo eléctrico.

Es importante destacar que existen 6 técnicas diferentes de cepillado. La aquí descrita la recomendamos en pacientes adultos/as, por que se necesita cierta destreza manual. En pacientes infantiles aconsejamos la técnica circular.

Consideraciones antes del cepillado:

 

  • Debemos de seguir siempre el mismo orden. De esta forma, aunque estemos despistados, siempre nos cepillaremos del mismo modo.

  • La duración del cepillado debe ser de, al menos, 2 minutos.

  • Nos tenemos que cepillar como mínimo 2-3 veces al día. Los cepillados más importantes son el de la mañana y el de la noche.

  • Después del cepillado nos tenemos que cepillar la lengua. Si te fijas, en la parte más posterior hay unos depósitos de color blanco. Se trata de restos de bacterias y suciedad que provocan mal aliento.

  • Una vez usado el cepillo eléctrico o manual hay que cepillarse entre medias de los dientes. Para ello usaremos un cepillo interproximal, seda/hilo dental o un enhebrador.

Cómo usar un cepillo eléctrico

 

Los cepillos eléctricos son más eficaces que los cepillos manuales por diversos motivos:

 

  • Han demostrado eliminar mayor cantidad de placa bacteriana.

  • Nos obligan a estar unos 3 segundos por diente, por lo que al final estamos más tiempo cepillándonos, lo que aumenta las probabilidades de hacerlo mejor.

  • Por cada pasada de un cepillo manual el cepillo eléctrico gira muchas veces más..

Existen una serie de factores comunes al uso del cepillo manual:

  • Debemos de seguir siempre el mismo orden. De esta forma, aunque estemos despistados, siempre nos cepillaremos del mismo modo.

  • La duración del cepillado debe ser de, al menos, 2 minutos.

  • Nos tenemos que cepillar como mínimo 2-3 veces al día. Los cepillados más importantes son el de la mañana y el de la noche.

  • Después del cepillado nos tenemos que cepillar la lengua. Si te fijas, en la parte más posterior hay unos depósitos de color blanco. Se trata de restos de bacterias y suciedad que provocan mal aliento.

  • Una vez usado el cepillo eléctrico o manual hay que cepillarse entre medias de los dientes. Para ello usaremos un cepillo interproximal, seda/hilo dental o un enhebrador.

Sin embargo, el cepillo eléctrico presenta la peculiaridad de que hay que situarlo totalmente perpendicular a la superficie del diente que estemos cepillando, dirigido a la unión con la encía.

Ya me he cepillado los dientes ¿y ahora qué?

 

Tras el cepillado dental, ya sea con cepillo manual o eléctrico, debemos:

  • Cepillarnos la lengua: Para ello, recomendamos usar el cepillo manual, y si tienes náuseas, existen unos dispositivos específicos llamados raspadores linguales que se venden en las farmacias.

  • Limpieza interproximal de los dientes:

  • Podemos usar seda dental si el espacio es pequeño. Se recomienda la técnica en carrete. Para facilitar su uso, se aconseja colocar la seda perpendicular a los dientes, colocando un extremo de la seda en el interior de la boca, y el otro por fuera.

  • Si el espacio es más grande, lo ideal es usar un cepillo interproximal. Hay de varios tamaños. Deberemos de escoger aquel de mayor diámetro que entre en el espacio que tengamos.

  • El enhebrador dental se emplea en casos en los que no entra ni la seda ni el cepillo interproximal (Por ejemplo, debajo de "puentes").